Soy health coach y he terminado/roto con el #Bienestar

Recuerdo el momento exacto en que descubrí que el jugo verde era "algo". Era 2012, y me topé con la página de internet de una health coach y actriz aquí en México. Ella era, y sigue siendo, hermosa, resplandeciente de adentro hacia afuera, y permite a otras mujeres vivir un estilo de vida saludable y vibrante a cualquier edad. "Voy a comer lo que ella está comiendo", fue mi primer pensamiento. Este fue el comienzo de mi viaje por el mundo de la salud y el bienestar. Hubo dos factores desencadenantes principales que me enviaron corriendo por este camino:


1. Una búsqueda general para tener más conocimientos y una búsqueda de mi pasión. Siempre me ha gustado la salud, siempre quise ser doctor y pensé que todo esto al borde de las tendencias en salud era realmente interesante. Me encantó aprender cómo la comida, el ejercicio y el estilo de vida afectan nuestro cuerpo. Necesitaba saberlo todo, ¡y hay mucho que aprender!


2. Desde que tengo uso de razón, he tenido problemas digestivos y desde mi primer menstruación, he tenido problemas hormonales. Si alguna vez has experimentado estos sentimientos, sabes el impacto que tiene en tu vida. Por una vez, quería sentirme normal.


Así que me fui, corriendo peligrosa y obsesivamente, por el camino del bienestar. Lo que comenzó como una verdadera pasión, interés y deseo de sentirme bien (digestiva y hormonalmente hablando) se superpuso con el bien contra el mal, esto contra aquello y la autocrítica.

Comencé a temerme a mí misma, agregué etiquetas de "bueno" o "malo" a la comida, y pensé que el único camino hacia el cuidado personal era un entrenamiento intenso, porque si no estás sudando ni tienes dolor, ¡no funciona! (sarcasmo)


Lo peor de todo es que perdí la capacidad de estar presente, de estar aquí y ahora, porque mi mente estaba angustiada por la vida. ¿Estaba viviendo mi mejor vida? ¿O había algo mejor ahí fuera?


Estaba equivocada. En lugar de ponerme bien, en bienestar, terminé poniendo una nube negra sobre las cosas que realmente amaba. Después de abrir muchas puertas equivocadas, lo que encontré fue un viaje sobre lo que significa vivir bien para mí.


En 2013, me certifiqué como Health Coach en el Instituto de Nutrición Integrativa, y empecé mi práctica, tan pronto como comencé, me sentí diferente, más feliz y más en paz conmigo misma. Fue como un sueño hecho realidad. Esto fue antes de los influencer y antes de la completa absorción de redes sociales. Fue cuando a menos que tuvieras celiaquía, el gluten y los carbohidratos no eran el diablo. Durante mi certificación como Health Coach, descubrí dos conceptos que mejoraron mi perspectiva y por un período de tiempo:


1. Bioindividualidad: lo que es bueno para una persona es el veneno de otra.


2. Alimentación Primaria: todas las cosas que te nutren y que no se encuentran en tu plato.


La primera, la bioindividualidad, cambió mi perspectiva y ayudó a mejorar mi salud mental al enseñarme que la comparación es la ladrona de la alegría. No importa lo que él, ella o ellos estén haciendo. Lo que importa es que hago lo que se siente bien para mí, que rara vez o nunca es un ayuno intermitente o un detox con jugos y mucho menos la dieta keto. Aprendí las estrategias para aprovechar lo que me hacía sentir bien o mal para poder tomar decisiones informadas.


El segundo, y el más poderoso, me enseñó que no se trata solo de una sesión de entrenamiento duro y comida. De hecho, sentirse bien rara vez se trata de esas cosas. Se trata de nutrir tu alma y tener compasión de la manera más sustancial y fundamental posible. Son cosas como relaciones, prácticas espirituales, comunidad, tener una carrera satisfactoria y sentirse financieramente estable. Cuando estas cosas están en equilibrio, las otras tienden a encajar también.


A medida que las redes sociales continuaron ganando terreno, los gimnasios boutique aparecieron en todas partes y los influencers se convirtieron en algo como el jugo verde hace tantos años: esos dos conceptos centrales que habían convertido mi peligrosa carrera en un trote ligero y pacífico cayeron en un segundo plano.


Volví a consumirme por lo que estaba viendo, lo que estaba leyendo y lo que otras personas estaban haciendo. Lo que consumimos nos consume, y todo lo que consumía era #wellness. #bienestar Todo eso se estaba haciendo padrísimo y yo quería ser parte de eso.


Intenté ampliar mi cuenta de Instagram, publicar mis últimas creaciones de cocina y compartir mis conocimientos.


Mientras el verdadero meollo de mi educación como coach de salud continuaba en un segundo plano, me sentí como Alicia atravesando el espejo sentada en una fiesta de té donde simplemente no encajaba. Esa fiesta de té fue lo que se había convertido en el mundo como #bienestar.


Era una fiesta en la que los outfits estaban tan de moda como la pasarela de la semana de la moda; el té era jugo verde enriquecido con un polvo sexual; todos y nadie eran expertos, pero las voces eran fuertes, conflictivas y, a menudo, confusas. La comparación, no el dinero, era la raíz de todos los males, y la competencia era el camino hacia la cima.


Para mí, sentí que estar sana y vivir bien se había convertido en una industria tal que se había perdido parte del verdadero significado, propósito e integridad. ¿No es fundamentalmente el propósito de la salud sentirse bien?


Pero aún más perjudicial, también me hizo perder la capacidad de aprovechar mi intuición. En lugar de poder escuchar a mi cuerpo diciéndome qué comer y cómo hacer ejercicio y hacer lo que realmente necesitaba, hice lo que pensé que era lo "correcto".


Además, como muchas mujeres, tengo desafíos en lo que respecta a la imagen corporal. Mi salud mental sufrió un gran golpe. Quería verme y sentirme tan bien como todas las personas que veía, a menudo olvidando que "los objetos en la pantalla son menos reales de lo que parecen". Me sentí sin poder para vivir la vida de la forma en que funcionó para mí.


Debo admitir que quizás algunos de mis sentimientos de aislamiento en este nuevo mundo fueron el resultado de los celos, de no ser "suficiente" y de mi falta de confianza en mí misma. Pero sé de todo corazón que no estoy sola.


Dicho esto, antes de continuar, debes saber algunas cosas sobre lo que creo:


1. Me encanta que haya más información disponible para que las personas mejoren su bienestar. Hay mucho trabajo por hacer e información que compartir.


2. Lo que comes y cómo mueves tu cuerpo es importante. Literalmente te da vida.


3. Obtienes un cuerpo y una vida, así que trátalo bien de una manera que sea significativa para ti.


4. Hay personas e influencers que tienen mensajes asombrosos y poderosos que pueden ayudarte a mejorar tu vida y que deberían ser gritados a los 4 vientos.


5. No he "terminado" con el bienestar. Vivir bien es tu mayor activo. De hecho, hablo todo sobre cómo vivir en bienestar en mi podcast. Con lo que SI ROMPO Y TERMINO son con los estándares creados por la industria sobre lo que eso significa. No tienes que hacer lo siguiente para estar en #bienestar, pero si te encanta, por supuesto, hazlo:


  • Bebe jugos verdes, smoothies verdes o cualquier cosa verde para el caso.

  • Usa equipo de entrenamiento costoso.

  • Ve a una clase de entrenamiento boutique. Un paseo es una forma de ejercicio bastante poderosa.

  • Haz una "dieta", haz un detox con jugo, haz keto, haz Whole30 o ayuno intermitente.

  • Tener brazos, piernas o abdominales tonificados.

Claro que todo eso es salud, claro que te va a hacer sentir increíble, pero tal vez no, todo esto NO ES PARA TODOS, escucha a tu cuerpo y haz lo que realmente te funciona a ti. No por moda, no porque le influencer más famosa lo está haciendo y lo recomiende.


Creo que lo que realmente significa bienestar es bastante simple:


  • Mueve tu cuerpo regularmente de una manera que funcione para ti, y no, no importa qué atuendo estés usando.

  • Consume alimentos integrales y reales que provienen de la tierra la mayor parte del tiempo. Esto no solo es más saludable sino también mejor para el medio ambiente.

  • Creer que no hay alimentos "buenos" o "malos", sino simplemente nutrientes que te hacen sentir de cierta manera.

  • Construir relaciones significativas y de alta calidad.

  • Disfrutar de las comidas con los demás.

  • Hacer el trabajo que te importa.

  • Tener claridad sobre tu propósito y lo que es importante para ti.

  • Defender lo que crees.

  • Mantenerte fiel a tu palabra.

  • Disfrutar del aire libre y obtener algo de vitamina D.

  • Amar tu vida y diseñarla para que sea una realidad.

  • Hacer, vivir y ser de una manera que te sientas auténtica y te mantengas a la altura de tu moral.


Vivir bien, en bienestar, es una exploración de tu vida. Cambiará día a día, pero recuerda, nadie, ni una sola persona o un líder de la industria, sin importar cuántos títulos tengan, es un experto en ti.


Siente curiosidad por la vida y empodérate para tomar decisiones que funcionen para ti, y te prometo que serás la persona más en #bienestar que conozcas.







40 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
 
Formulario de suscripción

©2019 por Vero Villalobos Health Coach. Creada por Vero Villalobos