• hola878

Diente de León

Hace mucho tiempo que he estado escuchando sobre el diente de león y no sabía de qué se trataba, hasta hace unos meses que empecé a estudiar Consultoría en Salud y hacer investigación sobre el poder curativo de los alimentos, plantas, hierbas, vitaminas y minerales. La verdad es que he aprendido mucho y ésta hierba silvestre me tiene maravillada.

En México se conoce sobre todo como una hierba silvestre, que se cultiva con fines comerciales. Sin embargo, sus hojas y raíz son una rica fuente de vitaminas y minerales, y sus agentes activos son muy útiles para curar problemas hepáticos y digestivos.

¿Qué es?

El diente de león crece en forma silvestre en todos lados, y se cultiva en varios lugares de Europa con fines medicinales. Esta hierba perenne, pariente de la achicoria, crece hasta 30 cms., sus hojas se parecen a unas espátulas, son brillantes, lisas y con dientes. Tiene una flor amarilla que abre al salir el sol y se cierra al oscurecer o con el clima húmedo (algunas culturas la utilizan como señal de que las lluvias se acercan). Una vez que madura la flor, la planta forma una borla de semillas que dispersa el viento. Los complementos suelen usar la raíz (afilada y dulce) o las hojas, aunque la planta entera y las flores son apreciadas por sus propiedades curativas.


¿Cómo actúa?

Los curanderos tradicionales la han recetado durante mucho tiempo para problemas digestivos y hepáticos. Como sus diversos agentes activos mejoran la capacidad del hígado, es útil para una amplia gama de trastornos.

Estudios de los efectos benéficos del diente de león en el hígado han demostrado que aumenta la producción y flujo de bilis en el hígado y la vesícula biliar, al ayudar a curar afecciones como cálculos biliares, ictericia y hepatitis. Se cree que el efecto positivo de la planta en diversas funciones hepáticas quizá tenga que ver con su alto contenido de colina, del complejo B.

El diente de león a veces se mezcla con otros complementos que refuerzan la función hepática, como cardo lechero, rábano negro, celidonia, hoja de remolacha, fresno florido, inositol, metionina, colina y otros. Estas combinaciones por lo general se venden en tiendas naturistas en fórmulas hepáticas o liptrópicas (metabolizantes de lípidos).

Debido a que el diente de león mejora la función hepática (combinado con otros nutrientes que fortalecen el hígado), puede ser eficaz para calmar el dolor y otros síntomas de endometriosis, ya que aumenta la capacidad del hígado para depurar el exceso de estrógeno del organismo y restituir de ese modo un equilibrio hormonal saludable en las mujeres aquejadas por dichos trastornos.

La raíz es un laxante ligero, así que en té puede ser benéfica para el estreñimiento. La hierba aumenta la capacidad del organismo para absorber hierro de la comida o de los complementos, esto puede ayudar a combatir algunos caso de anemia. En cuanto a otros usos se ha descubierto que la planta reduce los niveles de glucemia en animales, lo cual indica que puede ser de ayuda en el tratamiento de la diabetes. Como además tiene efectos diuréticos, a veces se recomienda para la inflamación abdominal y la retención de líquidos.


¿Cómo tomarlo?

Para fortalecer la función del hígado en hepatitis, cálculos biliares y endometriosis: tomar 500 mg. de extracto de raíz sólida pulverizada, 2 veces al día. Esta cantidad también puede hallarse en algunas combinaciones lipotrópicas (hígado). O bien, 1 o 2 cucharaditas de extracto de líquido, 3 veces al día. Para estreñimiento: 1 taza de té de raíz de diente de león, 3 veces al día. Para anemia: 1 cucharadita diaria de jugo recién hecho de tintura, por la mañana y por la tarde, en medio vaso de agua.

Toma jugo recién hecho o extracto de hierba diluida en agua, las pastillas de extracto de raíz pueden tomarse con o sin alimentos. No se han reportado efectos adversos en mujeres embarazadas o amamantando, pero como los preparados de diente de león pueden tener efectos diuréticos, es conveniente que eviten la hierba.

No tiene efectos secundarios graves. En dosis elevadas puede causar una erupción cutánea, malestar estomacal o diarrea. Suspéndela si ocurre esto y comente la reacción con su médico.

¿Ven por qué me enamoré de esta hierba? En resumen, el diente de león es bueno para:

  1. Reforzar el hígado, es útil en casos de hepatitis e ictericia.

  2. Favorece la digestión estimulando la liberación de bilis del hígado y de la vesícula biliar, previene cálculos biliares.

  3. Ayuda a curar la endometriosis.

  4. Puede ser útil para personas con diabetes.

  5. Ayuda al estreñimiento.

¡Advertencia!

El diente de león no debe usarse en ataques agudos de cálculos biliares. Busca ayuda médica profesional.

Y recuerda, si tienes algún padecimiento, consulta a tu médico antes de tomar complementos.

Un abrazo,

Fuente: Poder curativo de vitaminas, minerales y hierbas.

Entradas Recientes

Ver todo
 

Formulario de suscripción

©2019 por Vero Villalobos Health Coach. Creada con Wix.com