7 consejos para cultivar el auto cuidado

Cultivar el cuidado personal es un acto de amor propio radical.

Pide que respetemos con valentía el llamado que sentimos hacia la libertad, la alegría, la locura y la autoexpresión. Para aquellas de nosotros que vivimos en una cultura que valora lo que hacemos y producimos por encima de todo, no es fácil responder al llamado del autocuidado.


Aquí hay siete formas de ayudarte a cuidarte profundamente para lograr una mayor sensación de presencia, paz y poder en tu vida.


1. REDEFINE EL CUIDADO PERSONAL.

El cuidado personal es más que manicure, pedicure y tratamientos faciales. Es más que comer un bote de helado a medianoche o ir al gimnasio. El cuidado personal es el acto expansivo de abrazarte a ti misma por completo, sin reservas. Es el acto amable de ofrecer paz a tu mente agotada y aceptación a tu cuerpo agotado / atormentado / avergonzado. Es el acto sabio de dar compasión a tu tierno corazón y el acto valiente de dar voz a tu alma que despierta.


2. INVITA A LA TRANQUILIDAD.

Cierra tu computadora o apaga tu celular. Deja de desplazarte por Instagram. Escóndete de tu familia y siéntate. Entonces respira. Entonces fíjate. En esta quietud es donde sentirás el tirón, la llamada por lo que necesitas cuidados en tu vida. (Por supuesto, la alternativa es seguir avanzando a toda velocidad hasta que algo se incendie y te veas obligada a detenerte).


3. SAL DE LA CULPA.

No hay nada egoísta, vergonzoso o indulgente en ofrecerte cuidado. Eso es solo la mierda totalmente estadounidense/mexicana/europea, individualista, capitalista ("Somos tan buenos como lo que producimos y consumimos") y patriarcal. Todas las criaturas vivientes necesitan descanso, juego, nutrición y alegría para prosperar. No eres diferente.


4. NO TE DISCULPES.

¿Qué podrías hacer o decir si no estuvieras preocupada por agradar o herir los sentimientos de la gente? Puedes establecer límites y recuperar tu tiempo. Primero puedes llenar tu taza con valentía y decir lo que es verdad sin disculparte ni pedir permiso. Incluso podrías dejar de pedir perdón por las cosas que necesitas y volver a comprometerte con lo que es más importante para ti.


“El cuidado personal es el acto de abrazarse a uno mismo por completo, sin reservas; ofreciendo paz a tu mente agotada, aceptación a tu cuerpo agotado / atormentado / avergonzado, compasión a tu tierno corazón y voz a tu alma que despierta. "


5. RECUPERA TU YO SALVAJE.

Después de años de perfeccionismo, autocrítica y de ser dura contigo misma, te has vuelto sofocada y frágil. Posiblemente nerviosa, de mal genio e incluso como un muro. Entonces, ¿cómo te reconectas y te recuerdas a tí misma? Sacudes tu cabello y lo dejas fluir. Aúlla, baila, pisa fuerte y llora. Inhalas tu poder y exhalas tu fuego. Liberas a la mujer salvaje interior cuyo único trabajo es sentir, expresar y empujar los límites de la sociedad educada. Apareces, sin vigilancia y sin disculpas, dispuesta a enfrentar lo que sea que esté aquí y ansiosa por lo que está por venir.


6. PIDE AYUDA.

El cuidado es comunitario. Requiere que nos rodeemos de personas que nos recuerden valorarnos a nosotras mismas tanto como ellos nos valoran a nosotras (y a ellos mismos). Encuentra a las personas que se preocupan por tu atención y luego comunícate. Una de las cosas más valientes que jamás harás es nombrar la ayuda que necesitas y pedirla.


7. EN CÍRCULOS.

No siempre podrás cuidarte mucho. La vida pasa, los planes cambian, la gente se enferma y necesita tu ayuda. Y esto no significa que digas AL DIABLO y te rindas. Significa que vuelves en círculos, una y otra vez, para volver a conectarte con lo que se necesita y ...


… Ahórrate un espacio en tu vida con compasión.





19 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo